Mi vida laboral fue como la de miles de trabajadores de mis tiempos, ya que duré mucho trabajando, más de 40 años.

Me ocupé en muchos y muy variados oficios, labores y profesiones: desde vendedor de chicles, pepitas, tortas, periódicos, en tiendas como Sanborns, tiendas de ropa; desde luego todo esto en mi ciudad de origen, el DF.

También vendí pescado en algunas de las tiendas del gobierno (Tepepan) seguros de todos los tipos; ya cómo agente de seguros fui también ayudante de jardinería, de tapicería, electricidad, y creo sin lugar a dudas que fui de los primeros llamados "cerillos" o empacadores en el DF de una de las primeras tiendas de autoservicio llamada "Minimax".

De las empresas que más nostalgia me causan es haber trabajado en las cadenas de pescaderías de Tepepan: eran paraestatales, parte del consorcio ""Productos Pesqueros Mexicanos S.A. de C.V" (que por cierto, privatizó el malvado de CSG) y es que esa empresa me ayudó a terminar mi carrera universitaria y en donde además me involucré en la política.

Pero la empresa en que terminé formalmente mi vida laboral es algo fuera de serie: IUSA

Es un conglomerado de empresas (más de 200) que tiene su sede en Pasteje, Jocotitlán; Estado de México. Entre la ciudad de Toluca y Atlacomulco está en el municipio de Jocotitlan y a un paso del municipio de Ixtlahuaca.

Pero tenía, cuando yo laboré ahí, filiales en EUA, en Europa, América latina y otros países. En México había empresas o centros de distribución y ventas en casi toda la república. Se dedica o dedicaba a distintos rubros de fabricación y actividades:

  • Artículos para la industria eléctrica
  • del gas
  • la construcción
  • plomería
  • y otras

Producía artículos de confección de telas, zapatos, artículos de papelería, etiquetas, productos para la renovación de llantas, cinturones de seguridad de autos, artículos de uso en la telefonía celular (de ahí nació IUSACELL), productos vegetales, como el jitomate (Bionatur)... y creo que aquí le paro porque podría llenar varias hojas más describiendo todo lo que se fabricaba y producía en esta empresa, en donde incluso había una empresa que administraba la flota de helicópteros y aviones que tenían los dueños y directivos de la misma.

Mi labor en esta empresa

Desde la Normatividad (elaboración de las políticas y procedimientos de las distintas empresas) hasta la Auditoría Interna, por haber estado adscrito en mis funciones a esta área que le reportaba directamente al principal dueño de la empresa, y eso me permitió conocer las entrañas de este consorcio.

Tuve oportunidad de ver la fabricación de muchos artículos y productos que realmente era fascinante, algo que me llegó a llamar mucho la atención era una empresa que se dedicaba a la producción de artículos de electrocerámica, productos que se utilizaban en la industria eléctrica doméstica y en la industria eléctrica de alta tensión (muchos productos eran fabricados para el gobierno de México y otros países, como: los apartarrayos, los aisladores, las cuchillas, etc; todos de Alta Tensión) me parecía cuando veía su procesos de fabricación, como si estuviera en la panificadora de Bimbo, porque sobre las líneas de producción iban corriendo los productos elaborados con harinas silicas, que parecían bolillos jajajajaja, y que terminaban en los grandes y sofisticados hornos para cocerlos y que salieran ya como piezas de porcelana. También me impresionaba la fabricación de las piezas de hierro gris, que contaban con áreas de diseño que parecían talleres de arte, en donde se hacían los prototipos de los productos en algo parecido a la cerámica y la plastilina con cera, éstos para complementar los artículos de alta tensión que les comentaba.

Cómo olvidar las empresas que producían los medidores de luz que hay en casi todos los hogares, negocios e industrias tanto en México, como en otros lugares del mundo.

Me sorprendió mucho el proceso que se llevaba a cabo en la empresa que se dedicaba a la producción de jitomates para exportar principalmente a EUA, desde germinar las semillas, su selección, el proceso de maduración y después el plantado en los grandes invernaderos diseñados industrialmente para procesar muchísimas toneladas de este producto.

Cómo olvidar haber documentado la operación de la empresa de aviación y la de seguridad... son momentos que me dejaron con la boca abierta.

En mi paso por IUSA no pude conocer todas las empresas que formaban parte de este conglomerado empresarial e industrial, pero creo haber conocido los procesos y actividades de al menos unas 50 de ellas, que me hicieron haber querido trabajar no únicamente alrededor de 15 años, sino toda la vida.

Texto compartido por EL PROFETA

0
0

Continúa leyendo: